Fauna del Parque Provincial Aconcagua XV: Chingolo (Zonotrichia capensis)

Autor: Diego Ferrer

Es un ave que goza de popularidad y es protagonista de un sinfín de anécdotas del folclore argentino. Es otro integrante de la familia Emberizidae, que se encuentra dentro del parque y en los poblados aledaños al area protegida. Forma bandadas y se suma a los grupos de aves que se desplazan desde las zonas mas frías hacia la ruta nacional 7, realizando pequeños movimientos estacionales. En la alta montaña se da la particularidad de que comparte su espacio vital con gorriones (Passer domesticus), su clásico rival que lo desplazó de sus sitios originales de distribución.

Se acerca a los lugares con presencia de personas, y al igual que el comesebo andino (Phrygilus gayi) (ver Ficha XIV), espera ansiosamente a que los andinistas compartan su comida. Se introduce en los refugios y recorre el piso para encontrar restos. Es muy agresivo en la disputa de alimento, habiéndose observado interacciones con Dormilonas (Muscisaxicola sp.), Camineras (Geositta sp.) y otros paseriformes, a los cuales espanta con vocalizaciones, persecuciones y contacto directo. Ejecuta su canto a la vista sobre arbustos y rocas, formado por un tema en tres tiempos y un trino posterior, que varia según el grupo poblacional al que pertenece, su ubicación geográfica y subespecie (Tubaro, 1990).

Mide 14 centímetros. Presenta colores y características que lo diferencian del gorrión: corona y cara gris, garganta blanca, un notorio collar canela en la nuca y su clásico copete. Los juveniles tienen plumaje más uniforme, con jaspeado y oscuro en el pecho. Las patas están bien adaptadas a su hábitos arborícolas y terrícolas, con las cuales rasca en el suelo para obtener semillas e insectos.

Distribución
Existen 7 razas que se distribuyen a lo largo de todo el territorio argentino, incluidas las Islas Malvinas (Narosky e Yzurieta, 2010). En Chile se lo conoce como “Chincol” (Araya y Millie, 1986). Habita una gran variedad de ambientes, praderas abiertas, estepas, bosques, plantaciones y ambientes urbanos. Forma los nidos al ras del suelo bajo matas, pastos o sobre arbustos. Pone de 2 a 5 huevos de forma ovoide, de color verde pálido o celeste, con manchas o anillos castaño, gris o lila. Se han descubierto nidos en Confluencia (3.427 msnm) y en el Monumento Natural Puente del Inca (2.711 msnm), que se hallan geográficamente cerca, en donde los huevos eran de distinta coloración en cada uno.

Parque Provincial Aconcagua
Es abundante, residente y nidificante (Olivera y Lardelli, 2009). En el verano es frecuente verlo en el Centro de Visitantes y la laguna de Horcones (2.863 msnm). En Confluencia ingresa al refugio sin problemas y merodea durante todo el día hasta entrada la tarde noche. El autor observó a un ejemplar atacar una cría de caminera común (Geositta cunicularia), picoteando las plumas cortas de su cola y quedar prendido a ellas mientras la caminera intentaba volar para escapar. Por la quebrada del Río Vacas esta mencionado para Punta de Vacas (2.407 msnm) y la RN 7, Pampa de Leñas (2.863 msnm) y Casa de Piedra (3.253 msnm). En estos dos últimos, y al igual que otros passeriformes, busca los granos que caen de los comederos que usan las mulas y caballos. También se lo ha visto en la altura de Plaza Argentina (4.194 msnm) y en el Fondo del Valle - Plaza Guanaco (3.700 msnm), zona intangible del parque.

Problemas de conservación
El Chingolo no presenta grandes amenazas. Se han encontrado algunos ejemplares muertos en los radiadores de vehículos y como consecuencia de atropellamientos, ya que al bajar en el invierno a la ruta para alimentarse se exponen al tráfico que pasa por allí. Creemos que al igual que sucede con otras aves del parque, el acostumbramiento que tienen a los turistas puede modificar la conducta natural de búsqueda de alimento, eligiendo sitios en donde lo obtiene de forma más accesible y con menor gasto energético.

Estatus de conservación
Según AA/AOP y SAyDS (2008) se incluye en la categoría de “No amenazada” para la Argentina y a nivel global con “Preocupación menor” y su población estable (BirdLife Internacional, 2009).

“Cuando el campo está más solo,
Y la casa, en paz, abierta,
Aparece por la puerta,
Muy sí señor el chingolo”

“Viene en busca de una miga,
O una paja de la escoba,
Que, ciertamente, no roba,
Porque la gente es su amiga”

“Su ropita pastoril
Le agracia un lindo copete.
(Si el cardenal es cadete
El es conscripto gentil)”

“Y ahí donde ustedes lo ven,
Cortés, más nunca vasallo,
Erizado como un gallo
Traba su riña también”

(Fragmentos de “El libro de los paisajes”, por Leopoldo Lugones)

Bibliografía
-ARAYA B. y G. MILLIE. 1986. Guía de campo de las aves de Chile. Editorial Universitaria, Chile.

-AVES ARGENTINAS/ASOCIACION ORNITOLOGICA DEL PLATA y SECRETARIA DE AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE. 2008. Categorización de las aves de la Argentina según su estado de conservación. Aves Argentinas/Asociación Ornitológica del Plata y Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Buenos Aires.

-BIRDLIFE INTERNATIONAL. 2009. Zonotrichia capensis. In: IUCN 2011. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2011.2. . Downloaded on 18 June 2012.

-LUGONES, L. 1926. El libro de los paisajes. 2da Edición, Buenos Aires.

-NAROSKY T. y D. YZURIETA. 2010. Guía para la identificación de las Aves de Argentina y Uruguay. Edición de Oro. Vázquez Mazzini Editores, Buenos Aires.

-OLIVERA, R. y U. LARDELLI. 2009. Aves de Aconcagua y Puente del Inca, Mendoza, Argentina. Lista comentada. Publicaciones especiales El Arunco Nº 2. Ediciones de la Travesía.
-TUBARO, P. L. 1990. Dialectos del chingolo. Revista Ciencia Hoy (11), Páginas. 26–34.



03 de Septiembre de 2012

Comentarios



Copyright © Los que se van 2009-2021. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com