Palabras de antaño: Esteban Laureano Maradona

Autor: José Athor

El 4 de julio es el "Día Nacional del Médico Rural", en honor al natalicio del Dr. Esteban Laureano Maradona, nacido en Esperanza, provincia de Santa Fe en 1895.

Llevó una vida ejemplar de abnegación, humildad y sacrificio. Consagró su vida al servicio de las comunidades indígenas en Estanislao del Campo, una localidad Formoseña. Además de médico rural, fue escritor, autor de obras científicas sobre antropología, flora y fauna.

Se recibió de médico en Buenos Aires, en 1928, luego se trasladó a Resistencia y más tarde tuvo que ausentarse al Paraguay por razones políticas, en tiempos en que se desató la Guerra, cumpliendo servicios de médico en la misma.

Una vez finalizada vuelve a Argentina y el tren que lo transportaba realizó una parada en la estación Estanislao del Campo (en aquel entonces denominada Guaycurri), donde le solicitaron servicios de urgencia para una parturienta que se debatía por su vida y la de su hijo en un parto distócico en medio del monte formoseño. 

Después de asistirla, un grupo de vecinos sin recursos le pidieron que no se fuera dado que no había ningún médico disponible varios kilómetros a la redonda. Maradona no lo dudó y se quedó.

Pasaría así 51 años de su vida, prestando asistencia a los aborígenes del Chaco Formoseño, viviendo siempre en una humilde vivienda de ladrillo, sin electricidad ni ningún otro tipo de servicio y prestando ayuda sin cobrar un peso a la comunidad indígena del lugar, formada por tobas, matacos, mocovíes y pilagás.

Además investigó científicamente la vida y cultura de los pueblos originarios, así como la fauna y flora de la región.

Entre sus principales libros se destacan: A través de la Selva (estudio antropológico donde además relata sus contratiempos en Estanislao del Campo); Recuerdos Campesinos; Dendrología; Animales cuadrúpedos americanos (con ilustraciones); Aves (también tres volúmenes con ilustraciones); La ciudad muerta; Historia de los obreros de las Ciencias Naturales (de botánica y zoología americanas); El problema de la lepra y varias contribuciones periodísticas.

En 1986 enfermó y debió trasladarse a la ciudad de Rosario, donde vivía su sobrino, una vez recuperado se quedó viviendo en esta ciudad hasta su muerte el 14 de enero de 1995, a los 99 años de edad.

Fue cariñosamente conocido como: el "Doctorcito Dios", el "Doctor Cataplasma", el "Doctorcito Esteban", el "médico de los pobres", entre sus pacientes, de los cuales recibió un trato siempre cordial de admiración y devoción.

Traemos para su recuerdo unas palabras extraídas de una carta que le enviara a su prima, texto publicado en su biografía “Doctor Maradona” de Justo Lindor Olivera.

“…Hace mucho que por ello me dediqué a los estudios naturales; no me conformé con lo que dicen los que enseñan. Veía que llamaban avestruz al “ñandú” y tigre al “yaguareté”, y estos despropósitos lo dicen personas cultas de la alta sociedad.

Yo no creo de todo lo que se dice, porque lamentablemente tenemos un pueblo ineducado y aunque bien sé que no somos lo peor, siempre debemos aspirar a lo mejor…”



03 de Julio de 2011

Comentarios



  1. #1   Ricardo Adrián Brunet dijo: 23.02.2014 - 11:30hs A los "cientificos de la naturaleza", como llamó el Dr. Esteban Laureano Maradona con ese título en su libro a los animales de la selva ,alrededor de donde el vivió. y a los antropologos del medioambiente como les podriamos llamar (siguiendo el mismo uso metaforico) a los indigenas que él trató le podriamos pedir consejos de como es recibir abnegación y humildad en un mundo del cual, podemos encontrar al respecto de parte de un "tal" Sigmund Freud en su obra "el malestar en la cultura" que se nos dice -y, no con poca razon - "... `ama a tu prójimo como a tí mismo´, es uno de los fundamentales de la vida civilizada. Y también el más opuesto a la clase de razón que promueve la civilización: la razón del autointeres y de la búsqueda de la propia felicidad....(...)"

  2. #2   Sergio dijo: 29.03.2014 - 09:41hs Si a otro le dicen el " 10 " con que numero deberíamos nombrarte.
    Donde estés nos iluminas con tu ejemplo, y nos servís de modelo para educar a nuestros hijos.



Copyright © Los que se van 2009-2019. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com