Palabras de antaño: Lorenzo R. Parodi

Autor: José Athor

Lorenzo Raimundo Parodi, nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires el 23 de enero de 1895, hoy se cumplen 116 años. Fue un destacadísimo botánico e ingeniero agrónomo.

En 1915 ingresa en la Facultad de Agronomía y Veterinaria, de la UBA, tras una breve estadía en la Escuela de Agricultura de Santa Catalina (Bs. As.).En la Facultad, fue alumno y discípulo de Lucien Hauman.

En 1916, publica su trabajo "Clave para la determinación de los géneros de gramíneas silvestres en los alrededores de Buenos Aires", la primera de más de 150 obras que produciría en su vida.

Su herbario, de más de 15.000 ejemplares, se constituyó en uno de los más importantes de Sudamérica. Hoy se conserva en la Cátedra de Botánica de la Facultad de Agronomía.

Graduado de Ingeniero Agrónomo, fué "Jefe de Trabajos Prácticos" de "Botánica, Fitopatología y Microbiología".

En 1926, trás la partida de Hauman rumbo a Bélgica, se hace cargo de la "Cátedra de Botánica Agrícola General y Especial", y dictaba cursos de la misma materia en la Universidad Nacional de La Plata y en el Museo de Historia Natural de esa ciudad.

En su fecunda labor científica, Parodi descubre muchas especies, hace revisión de los géneros de gramíneas argentinas, realiza un profundo estudio de malezas en los cultivos, se ocupó de las plantas aptas para la dunicultura y de las plantas alimenticias.

En su profusa contribución en el campo de la Botánica, no descuidó la conservación de la flora autóctona.

En 1940, en la revista científica Darwiniana, publica “La Distribución geográfica de los talares en la Provincia de Buenos Aires”, trabajo que se convierte un fuente de consulta permanente para el estudio de esa escasa formación boscosa de la Provincia de Buenos Aires.

De este trabajo citamos las siguientes palabras:
“Esta es, en líneas generales, la distribución del tala en la provincia de Buenos Aires.

Los extensos bosques que han existido en otra época cerca de la Capital van retrogradando a paso gigantesco, y no está lejano el día que se hayan extinguido totalmente.

Es lamentable que no exista alguien que pueda salvar para la posteridad uno de estos bosques admirables, o algún patriota que donara una fracción a uno de nuestros principales institutos de Historia Natural.

Si se cercara bien un bosque, aunque fuese de 30 o 40 hectáreas, para impedir la entrada del ganado, se restablecería en pocos años, no la vegetación climax, pero sí una periclimax que permitiría efectuar estudios científicos importantes.

Las generaciones venideras disfrutarán de un documento más para comprender mejor nuestra historia y la naturaleza de nuestro suelo”.

Nos interesa fundamentalmente su espíritu de conservación, mas allá que hoy sepamos que como manejo del talar, la invasión de especies exóticas resulte más nociva aún que el ganado.

El Dr Parodi falleció en Buenos Aires en 1966.



23 de Enero de 2011

Comentarios



Copyright © Los que se van 2009-2019. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com