Palabras de antaño: Marcos A. Freiberg

Autor: José Athor

Marcos A. Freiberg, nació en Bs. As., en 1911 y falleció en San Francisco, California, Estados Unidos en 1990.

Se graduó como profesor en Ciencias Naturales y fue adscripto al Museo Argentino de Ciencias Naturales en la sección Herpetología cuando Martín Doello Jurado era Director de esa institución. Trabajó en Chaco en el Instituto de Investigaciones Agrícolas donde describió la chinche tintórea del algodón, una plaga de ese cultivo y también fue Director del Museo de Ciencias Naturales de Paraná.

Se especializó en el estudio de las tortugas y yacarés de la Argentina y la mayor parte de sus artículos técnicos versan sobre esos grupos, pero también describió una nueva especie de lagartija y publicó trabajos sobre anfibios y aves.

Fue un precursor del conservacionismo y el proteccionismo, desempañándose muchos años como Presidente de la Federación de Entidades Protectoras de Animales.

Defensor entusiasta de la naturaleza, escribió numerosísimos artículos en los principales diarios del país y revistas como Pets y Autoclub, siendo un verdadero pionero entre los divulgadores científicos. También escribió varios libros de divulgación, especialmente de reptiles, aunque hizo muchos aportes en otros campos.

Publicó entre otros el “Manual de Ecología Argentina”, “El mundo de las tortugas”, “El mundo de los ofidios”, “El mundo de los saurios”, “El mundo de los animales prehistóricos”, “El mundo del zoo” y “Vida de batracios y reptiles sudamericanos” entre muchas otras obras, realizadas con un lenguaje coloquial y ameno.

Traemos para su recuerdo un fragmento del capítulo “Los cocodrilos”, publicado en su libro “El mundo de los saurios” de la Editorial Albatros.

“En la naturaleza nada hay casual ni gratuito. Los cambios bruscos del “modus vivendi” suelen costar caro y el extermino de los yacarés trajo como consecuencia la proliferación de las pirañas en los ríos y la expansión de una enfermedad parasitaria del ganado cuyo huésped intermediario vive en los caracoles, y estos, ahora encantados de la vida pues han desaparecido sus enemigos que otrora se los engullían.

Y así ocurre con otras especies útiles eliminadas brutalmente con fines comerciales como la boa de las vizcacheras y el lagarto overo cuya desaparición trajo aparejada la proliferación de roedores como vizcachas y ratas y ratones de todo pelaje con los consiguientes perjuicios a la agricultura y a la sanidad humana.

Por lo demás los problemas de la conservación de la naturaleza silvestre constituye uno de los deberes más graves que tiene que afrontar el hombre, en este momento tecnificado y contaminado por su propio comportamiento, si desea subsistir.”*

* Si bien algunas de las apreciaciones del autor hoy son materia de discusión o rebatibles desde un punto de vista científico, hemos preferido respetar el texto original ya que permite apreciar como, con pocos datos de campo o ecológicos, estos pioneros de nuestra biología y la conservación trataban de enseñar los primeros conceptos ambientalistas o de la biología de la conservación que era en la Argentina por entonces una disciplina incipiente.



27 de Diciembre de 2010

Comentarios



  1. #1   ALICIA TAIBO dijo: 21.05.2014 - 05:17hs EN LA VIDA NADA SE PIERDE, SIEMPRE HAY UN HILO DE LUZ EN LA GRAN NOCHE. CON ESE HAZ PODEMOS VER LO QUE QUEREMOS Y BUSCARLO HASTA EL FIN DE MUNDO. MI PROFESOR, UN INOLVIDABLE LUCHADOR DE LOS ANIMALES SILVESTRES, HERPETOLOGO, DENTISTA, PROFESOR . LO SALUDO DONDE ESTE, SI ES QUE EXISTE EL CIELO. MUCHAS GRACIAS POR HABERME ENSEÑADO EL MUNDO DE LOS ANIMALES .



Copyright © Los que se van 2009-2019. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com