Los Nevados del Famatina. A la defensa del gigante riojano

Autor: Diego S. Olivera

Si bien me encuentro lejos del sitio y no estoy viviendo y padeciendo las presiones, la intranquilidad y la incertidumbre del pueblo de Famatina y de Chilecito acerca del destino que una vez más los insensibles quieren dar a los recursos naturales, siento que debo sumar mi voz en apoyo a toda la lucha por defender el agua, la naturaleza, la montaña.

Puede decirse que no lo vivo en carne propia, que no estoy autorizado para hablar del tema. Y será sin dudas una voz débil, de poco alcance, no influyente, pero plena de pasión y entendimiento. Y siento que tengo que alzarla en apoyo fraternal y solidaridad con quienes hace años vienen defendiendo una comarca silvestre maravillosa, plena de naturaleza. Y con las decenas de miles de almas que se han sumado a la lucha tanto en las movilizaciones de los últimos días como en las redes sociales, donde el tema se ha tornado en uno de los más álgidos y dinámicos.

Una cosa es cierto en todo esto, y el 90 por ciento de la gente sabe y entiende, y es que la minería a cielo abierto importa un muy elevado costo ambiental, a pesar de los dichos recientes (vergonzosos) del más alto funcionario de la provincia de La Rioja, que parece no tener acceso a los medios, a trabajos científicos calificados, a internet, ni a la radio, y desconoce o aparenta desconocer los impactos ambientales negativos de grandes obras de esta índole. Tristes palabras las expresadas por quien ha sido erigido por el pueblo como, precisamente, representante del pueblo. Será legal pero no es legítimo, en su momento quizás lo fue, ya no y nunca más.

Ahora más que nunca pensemos en reflexionar sobre el uso que hacemos del agua, desde el más evidente y caudaloso raudal desperdiciado, al más insignificante hilito que corre silencioso de una canilla averiada. Y aprovechemos para pensar en cuidar la naturaleza en general, creando nuevas reservas naturales, ofreciendo alternativas productivas amigables con el ambiente, haciendo un uso racional no extractivo ni expoliando los recursos, y salvando a las especies amenazadas. De toda la Argentina, de los países limítrofes, de toda Latinoamérica.

La montaña más alta y grandiosa (el cerro Gral. Belgrano) entre las llamadas Sierras Pampeanas está amenazada, y agonizará sin dudas si la dejamos sola. El pueblo riojano, el verdadero pueblo, comprende la amenaza y defiende a la montaña, pero el pueblo riojano merece y necesita el apoyo y la ayuda de todos, para ayudar al cerro a seguir siendo tal, a seguir siendo cerro, montaña, Pacha Mama, ofrenda de agua y vida, para seguir siendo crisol de plantas y animales únicos, exclusivos de ese cordón montañoso. Para seguir siendo poesía, para seguir siendo baguala, vidalita, silbo melancólico del pastor y el montañés.

La montaña más alta y grandiosa de las Sierras Pampeanas es la cuna del agua regional, es musa y elixir, materia prima para poetas de todas las generaciones, es paisaje, es pintura que enmarca la vida del pueblo riojano, es fuente de vida, es crisol de especies endémicas (únicas, exclusivas, que no se repiten en otros puntos del planeta), es valor, es cultura, es naturaleza, es patrimonio. Se ve desde grandes distancias, es celador, centinela, sombra y luz de las comarcas del centro de La Rioja, es hermana mayor de la Sierra del Velasco, a la cual casi dobla en altura. Es tierra, es música y es poesía, es refugio de cóndores (enormes bandadas!!), de zorros, de pumas, de lagartos y chelcos, de plantitas únicas (que podrían salvar vidas), es nacimiento e insisto, es vida. Merece ser protegida, conservada, mimada.

Sin embargo, escriba lo que escriba a favor de la montaña, todo se vería empequeñecido por muchas de las más bellas frases de Don Atahualpa Yupanqui, de las que, al azar, en esta oportunidad he elegido la siguiente: “Y la baguala se presenta en la noche, y se adueña del cerro. El canto de la baguala domina la voz de los ríos y el estremecimiento del pajonal. Pero la copla, tierna o brava, rebelada o preñada de saudades, duele, hiere, con ese puñal de verdades angustiosas y de silencios malos y lindos que el hombre junta en la tierra. Por eso es que están en ese minuto alto, en la noche y en el cerro, unidos los caminos y las bagualas” (tomado de “Bagualas y caminos”, del libro “Aires Indios”.

Y que nos digan algunos de esos gobernantes de las provincias andinas si les parece que las bellas y tiernas bagualas creadas por la gente de la montaña podrán seguir fecundando poesía, saberes y rumores de amor y de paz a pesar de los estruendos en la montaña para extraer brutalmente el mineral, a pesar de los ríos que ya no bajarán limpios y a pesar del incesante trajinar de grúas y camiones monstruosos, ajenos al paisaje montañés. Que afirmen así (si se animan), que la minería a cielo abierto traerá sólo bondades, progreso, que dejará a todos plenos de beneficios y un futuro mejor.

Yo lo dudo, seriamente. Porque el tema es serio, y muchos gobernantes no lo están considerando así, a juzgar por sus recientes declaraciones.


NOTA: Hay que mencionar que la ley provincial 7292 del año 2002 de la provincia de La Rioja declaraba el Parque Natural Serranías del Famatina, al igual que a otras áreas naturales provinciales de gran valor y patrimonio natural y cultural. Lamentablemente, pocos meses después, ese mismo año, dicha norma fue vetada. Volvamos sobre nuestros pasos y protejamos efectivamente al Famatina y sus montañas. Sería lo correcto. Situaciones similares, a no ser desoídas, se están dando en otros lugares del país, como Andalgalá o Belén, entre otros sitios.

En la foto, se aprecia la cumbre del majestuoso Cerro Gral. Belgrano, con sus increíbles 6250 metros de altura, disputándole los cielos a la misma Cordillera de los Andes.



29 de Enero de 2012

Comentarios



  1. #1   CARMEN PENNACCHIO dijo: 29.01.2012 - 21:36hs TODO MI APOYO EN CORAZON DADO QUE TAMBIEN VIVO LEJOS, PEROEXPRESAR MI FORMAL QUEJA A LAS AUTORIDADES ELEGIDAS DEMOCRATICAMENTE QUE HACEN LA VISTA GORDA ANTE SEMEJANTE SITUACION QUE PONE EL RIESGO DE TODOS Y DE ELLOS TAMBIEN, POBRES ILUSOS!!!!!!!!!!!!!!

  2. #2   Pablo dijo: 01.02.2012 - 09:06hs La verdad es que muy poco de nuestro modo de vida actual seria posible sin la provision de insumos que son necesarios para un sinnumero de industrias y manufacturas incluyendo al sector de la salud. La mineria no es un demonio sino una actividad que provee materiales para la industria automotriz, de electronicos y tambien del cuidado sanitario y del medioambiente.
    Es muy facil sentarse frente a una computadora y ni siquiera imaginar cuanto puede contener en su interior de todo ese proceso de extraccion de metales y componentes; es muy facil subirnos a nuestros autos y sentarnos luego en medio de una ruta a protestar contra la contaminacion del agua sin tener idea cuanto desecho se produce al fabricar un vehiculo.
    En fin, hay tanto discurso ambivalente que es dificil imaginar cuanta conciencia tienen sobre lo que dicen y creen defender quienes se oponen y quienes estan a favor de los mega proyectos mineros.
    El mensaje es que ante todo a estas actividades economicas y extractivas hay que planificarlas legislarlas con equidad y especificar cual es el daño y el beñeficio que se asume; pues deben existir si queremos un estandar de vida como el que tenemos, y pensar en que los pueblos afectados pueden ser capaces de producir algo mas que agricultura primaria para subsistir.
    Ademas de darles en efectivo el dinero que les corresponde por regalias y no a traves de impuestos q paguen las empresas, q en definitiva es dinero aportado al Estado, el cual nunca lo veran.
    Como mensaje final desafio a todos a pensar cuanto hay alrededor de cada uno de nosotros que tiene que ver directa o indirectamente con la mineria, y si estamos dispuestos a dejar todo eso entonces vamos adelante con la protesta. Pues me opongo a toda esta corriente de resistencia no solo porq creen que no tendran agua el dia de mañana y se quedara sin paisaje y en total desolacion, sino porque son totalmente prejuiciosas, desinformadas, despreocupadas y manipuladas con respecto a nuestro actual modo de vida.
    No oponernos entonces a vivir mejor y con mas calidad de vida, pero inteligentemente entender q es lo que ganamos, o perdemos, y sopesar que no sea una depredacion salvaje solo para unos pocos y las castas gubernamentales. Sino que tambien sea para nosotros, las empresas, y nuestros semejantes, equitativamente beneficiados y sin adoctrinamientos.

  3. #3   Cecilia Güimil dijo: 02.02.2012 - 12:55hs Me alegra que el pueblo este alerta y conciente. Hay que seguir peleándola.

  4. #4   veronica gelblung dijo: 06.02.2012 - 16:55hs Estoy mas que orgullosa por el coraje y amor x su tierra del pueblo de Famatina, como veran los grandes cambios climaticos son y seguiran siendo terribles como los incas habian previsto la tierra en algun punto agota sus recursos cada vez la renovacion va a costar mas años y nuestros hijos crecen dia a dia las temp suben y bajan picos importantes y creo que seria interesante ya pensar en lugares como refugios para nos o nuestros descendientes espero la naturaleza nos perdone y no le demos un centimetro de calce a gente como estos que en su pais no lo dejarian ni levantar una piedra...gracias famatina vero

  5. #5   Silvia dijo: 10.02.2012 - 18:28hs Adhiero completamente a todo el texto y además te felicito por la excelente producción.

  6. #6   Diego S. Olivera dijo: 14.02.2012 - 11:00hs muchas gracias Silvia! un abrazo. Diego.

  7. #7   Hugo Eduardo Duthi dijo: 30.12.2012 - 17:46hs Lo que dice Pablo es verdad, a nuestro alrededor tenemos un sinnùmero de cosas provenientes de la minerìa. Pero cuando ves que van a destruir tu tierra y sin garantìas de no contaminaciòn, todo eso importa un bledo. Aquì en La Rioja, el agua es lo primero, porque simplemente el agua es la vida. Creo que para quienes viven en la pampa hùmeda o a orillas del rio Paranà no les resultarà fàcil imaginar lo que es la carencia de agua. Pero crèanme, no hay nada màs importante para la vida.



Copyright © Los que se van 2009-2018. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com