Félix Rodríguez de la Fuente: un demorado homenaje

Autor: Juan Carlos Chebez

Cuando en más de un reportaje o charla nos preguntaron sobre quiénes influyeron en nuestra vocación inicial a muy temprana edad de defender nuestra naturaleza, por lo general acudimos inmediatamente a aquellos que desde libros antiguos o contemporáneos nos decidieron por este camino. No es este el momento de enumerarlos pero siempre eran ejemplos nacionales, quizá por la necesidad de construir una conciencia ambiental argentina o con neto color local.

Pero hubo un hombre que mucho influyó desde lejos y que lo hizo por diversos caminos. Este año se recuerda el 30 aniversario de su prematura partida. Nos referimos al Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, quien desde España nos hacía llegar con su peculiar acento y con un desbordante entusiasmo, maravillosos documentales de la Península Ibérica, el África, o la más cercana Venezuela. En ellos desfilaban infinidad de especies y ambientes naturales que en el último caso tenían una gran afinidad con los nuestros. Esa oportunidad de ver en la pantalla chica por primera vez especies de nuestra fauna nos causó un gran impacto y un inmediato interés en este hombre que había convertido a toda España al conservacionismo, usando su locuacidad y los medios masivos de comunicación como la televisión y la radio. No está de más recordar que precisamente no eran las prácticas conservacionistas las habituales en nuestra madre patria, sino por el contrario convivían costumbres ancestrales de maltrato a los animales y leyendas negras como la del lobo y la de las aves de presa que Félix se dedicó a desmitificar en una especie de cruzada quijotesca pero con un final bastante positivo.

Tampoco escapó a él, el medio gráfico y así coleccionábamos semana tras semana la Enciclopedia Salvat de la Fauna que recorriendo cada continente nos permitía una mirada moderna con fotos, mapas y gráficos de perfiles ecológicos y pirámides alimenticias de todo el mundo animal. Años después y ya en forma póstuma vio la luz una versión más moderna e integrada, también organizada geográficamente y que el había dejado prácticamente armada y que se vendió en fascículos con el nombre de La Aventura de la Vida. Además escribió artículos y diversos libros de los que tuvimos la suerte de encontrar alguna vez perdido en Buenos Aires, el titulado “Animales Salvajes” dedicado mayormente a la fauna africana.

Filmando en Alaska un documental sobre una carrera de trineos arrastrados por perros tuvo la desgracia de sufrir un accidente de aviación que nos privó para siempre de su figura y entusiasmo, junto a otros miembros de su equipo documental del programa “El Hombre y la Tierra” que ya era renombrado a nivel mundial. De algún modo no mentimos si decimos que entre su aporte y el de Jacques Cousteau, más focalizado en lo marino y en aquella aventura por el Amazonas, la influencia de estos dos grandes fue vital para quienes crecíamos en la década del 70 vislumbrando con claridad la problemática ambiental o “ecológica”, como todavía se da en llamarla, y el drama de las especies en peligro y la importancia de constituir reservas en todos los lugares que se pudiera.

Por eso no es casual que cuando recibí este año de mano de mis hijos, que regresaban de un viaje a España, el excelente libro “Félix, el amigo de los animales” de Miguel Poe, reeditado en el 2005, sentí una gran emoción, máxime al advertir que el 2010 era justamente el 30 aniversario de su partida.

Su vida
Así nos enteramos que había nacido en 1928 en Poza de la Sal donde pasó sus primeros años y donde tuvieron lugar sus encuentros con el zorro, los buitres y su enamoramiento del halcón así como su conocimiento de la leyenda negra del lobo ibérico que lo llevó años más tarde a encarar su defensa.

Más tarde se trasladaría a Burgos y comenzaría sus estudios destacándose por su inteligencia y buenas calificaciones, a la par que nacía en el su interés por la cetrería como una aproximación práctica y real al halcón peregrino, decidiéndose más adelante por la odontología como una carrera que tenía que seguir por mandato paterno y casi por inercia, aunque su destino ya estaba sellado y a medida que lo convocaban desde la televisión para mostrar y hablar de sus halcones, su llegada al público fue tal que enseguida empezó a hacer comentarios primero en el estudio y más tarde, sus series Planeta Azul y El Hombre y la Tierra. Si bien en el libro hay infinidad de detalles y anécdotas que muestran lo difícil de su lucha y lo solo que llegó a sentirse por momentos, visto en perspectiva, se podría decir que haber conseguido calar hondo en el espíritu de los españoles con este mensaje y ser factor gravitante en algunas decisiones de gobierno (en épocas nada fáciles) así como algunas leyes para proteger las rapaces y ciertas áreas, y la creación de importantes organizaciones ambientalistas, podemos afirmar que su impronta no puede ser dejada de lado ni minimizada por no haber profundizado cuestiones científicas o mas aún, por ciertas trampas utilizadas en las filmaciones que, como sabemos hoy en día, existen en la mayor parte de los buenos documentales que vemos, pues hay especies que sino simplemente nunca veríamos ni protegeríamos.

Si bien la polémica en España continúa, y existen varias entidades que de algún modo se arrogan el derecho de ser sus herederas filosóficas, casi no se cuestiona la figura de este naturalista cuyo sepelio convocó a miles de personas en un hecho casi sin precedentes para alguien que no pertenecía al ámbito gubernamental, existiendo más de 25 monumentos que lo recuerdan en España y decenas de plazas, calles, jardines y edificios que llevan su nombre.

Como una curiosa burla del destino, coincidieron el día de su muerte con el de su cumpleaños, el 14 de marzo.

Nosotros desde lejos, desde la otra punta del mundo, que sabemos según Francisco Erize quería conocer para documentar con sus cámaras entre otras cosas las maravillas de la costa patagónica que ya trascendían nuestra frontera y en particular dos rapaces emblemáticas de la pampa, como el chimango y el carancho, hoy lo queríamos recordar.

Es justo decirle a el y a tantos españoles que seguramente se sorprenderán del efecto de la palabra encendida de Félix, que su huella quedó firmemente marcada en nuestra vocación. No es casual que a la par de luchar por nuestras especies y ambientes, siempre hayamos intervenido gustosos en programas televisivos o radiales, aunque muchos creyeran equivocadamente que buscábamos trascendencia o publicidad. Lo hacíamos porque el mandato de Félix es claro: se debe difundir a la mayor cantidad posible de gente lo poco o mucho que tengamos para decir y compartir y ese fue el gran secreto de nuestros humildes logros conservacionistas. Pasaron 30 años pero igual lo seguimos extrañando.

A Félix

A Don Félix Rodríguez de la Fuente le debo,
este amor por las cosas del mundo natural,
ese modo encendido para encarar la lucha,
esa fuerza que tiene, las ganas de enseñar.

Amigo de los lobos que todos perseguían,
del lince que evitaba esa extinción fatal,
de los bosques de España, del águila real,
tu causa era la misma que debía enfrentar.

Traducir los paisajes, defender animales,
hacer enciclopedias, no dejar de viajar,
sobre todo hablar claro y a la gente explicar,
con palabras sencillas nuestra lucha ambiental.

Cuando tu avión caía, se me cayó una estrella,
se ausentó la sonrisa de mi cara infantil,
y juntando coraje tratamos de emularte,
para que no nos falte tu entusiasmo febril.

¡Como te extraña España! ¡Qué solo quedó el lobo!
se nos perdió en la nieve nuestro hermano mayor,
si seguimos tu rumbo fue a modo de homenaje,
y queremos hacerlo mientras vuele el halcón.

Rodríguez de la Fuente, alúmbrame el camino,
ahora que los años se amontonan en mí,
y bríndame tu aliento y tu acento fogoso,
cuando quiera rendirme, sin ganas de seguir.

Juan Carlos Chebez

Enlaces de Interés
Fundación Félix Rodríguez de la Fuente
Proyecto Félix


21 de Septiembre de 2010

Comentarios



  1. #1   Francisco Lucero dijo: 23.09.2010 - 09:51hs Gracias Juan por compartir y enseñarnos de estas grandes personas que olvidamos muchas veces y no son homenajeadas a tiempo.

  2. #2   Cesar Bracamonte dijo: 23.09.2010 - 10:49hs Un muy buen elogio a tamaña figura!! Inumerables las noches en las que de niño me dormía leyando sus libros de elocuente convincencia y florida redacción. Sus palabras y conocimiento sobre el mundo natural me guiaron hacia la Biología y hacia el mundo de la investigación, y muy probablemente a lo que ahora hago: investigar y conservar. Mi homenaje se transcribe en los trabajos que voy sembrando por el camino de la biología. Mis saludos cordiales!!

  3. #3   joseluis Lopez dijo: 23.09.2010 - 14:04hs Don Felix sigue entre nosotros a traves de sus filmaciones. Hoy se lo puede ver por TVE (Television española) los domingos a las 14 hs.
    Un abrazo.

  4. #4   Miguel Saggese dijo: 27.09.2010 - 14:02hs Juan Carlos, hermoso el recuerdo y el poema. Gracias por mantener la memoria de hombres como Felix.

  5. #5   BERNIE BOJKO dijo: 29.11.2010 - 11:51hs HERMOSO HOMENAJE.....FUI UNO DE LOS TANTOS CHICOS QUE ESPERABA CON ANSIEDAD RECIBIR SEMANALMENTE O CADA 15 DIAS SU EJEMPLAR DE "LA AVENTURA DE LA VIDA ".FELIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE FUE SIN NINGUNA DUDA UNO DE MIS HEROES.(BERNIE BOJKO-JUNIN-BS AS)

  6. #6   Jaime dijo: 24.01.2011 - 16:51hs Félix sigue vivo de algún moto entre todos los que lo recordamos. Si extraordinaria fue su serie, su enciclopedia, su vida, no menos lo fue la serie de programas de radio que -semanalmente y sin guión- nos regalaba. La podéis buscar como \"la aventura de la vida\" en podcast en la web de radiotelevisión española. Hasta siempre, amigo félix

  7. #7   Jorge O. Veiga dijo: 15.02.2011 - 22:52hs Muchas gracias Juan Carlos, les comento que aquellos que deseen gozar de la produccion de uno de los mas grandes maestros y pioneros del estudio de las aves silvestres, mamíferos y areas naturales, utilizando con destreza e imaginacion inigualables, la filmacion con betustas camaras filmicas, halla por la decada de los 70´ tendran la oportunidad de valorar nuevamente, estos documentales de tremendo contenido etológico y científico.

    La cita es en TVE (Television española), todos los domingos a las 15:30 hora argentina.

    Muchos de los que hoy son biologos, estudiosos de las aves y mamíferos, naturalistas de campo y conservacionistas, entre otros, se maravillaron con esta serie y les sirvio para decidir el vuelo a seguir en sus vidas.

    \"Volver a las fuentes.....de eso se trata…. observando al gran Gaita, don Felix Rodriguez de la Fuente\"

  8. #8   Andres dijo: 26.12.2018 - 13:57hs Quizás no sea la fecha,pero desde aquí mis recuerdos y sentimientos por el maestro Don Felix Rodriguez de La Fuente !!!.



Copyright © Los que se van 2009-2022. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com