Devolviendo tierras a las comunidades indígenas: ¿Peligra el Parque Provincial Fuerte Esperanza?

Autor: Norberto A. Nigro

El 17 de marzo de este año el ministro de Gobierno de la provincia del Chaco, Juan Manuel Pedrini, suscribió un convenio con el titular de la Asociación Chaqueña de Agrimensores, Carlos Diez, tendiente a realizar la Mensura de la Reserva Grande de El Impenetrable. Durante el acto, el ministro declaró que “Lo que era hasta hace pocos años tierra de saqueó, hoy será mensurado y devuelto a sus originales dueños”, agregando además que “tomamos a la mensura como una reivindicación histórica hacia los pueblos originarios y también como muestra y voluntad del Gobierno de poner orden y que toda la zona de El Impenetrable este perfectamente delimitada”.

Indicó que se trabaja con el Instituto de Colonización en el recupero de tierras mal adjudicadas y recordó que “la idea del gobernador es terminar de una vez por todas con lo que ocurría en esa zona del Impentrable y dar a cada uno lo que corresponde en especial sobre estas tierras de los pueblos originarios; que tengan el pleno acceso y derecho sobre estas tierras que le corresponden desde siempre”. Por su parte el presidente de la Asociación Chaqueña de Agrimensores mencionó que la mensura de las tierras es una vieja deuda que tiene el Estado provincial y data del año 1996 y cuya realización alcanza una superficie aproximada de 312 mil hectáreas, describiendo que “el instrumento jurídico es ese decreto y lo que se hará con la mensura será replantear ese instrumento jurídico en el terreno”.

El agrimensor Carlos Diez subrayó que se trata de la primera vez que en el Chaco se realizará una mensura de tal envergadura georreferenciada, es decir la georreferenciación de todo el polígono que encierra esta reserva aborigen que tiene su límite Norte con el río Bermejito, luego con la ruta Juana Azurduy hasta Fuerte Esperanza entre Comandancia Frías y Misión Nueva Pompeya esos son los límites de la reserva. Esta tarea debería ser realizada en un plazo de 180 días, para lo que se convocó a diversos profesionales para su ejecución.

Ahora bien, se ha dicho que el proyecto incluiría unas 312.000 hectáreas en El Impenetrable. Si tenemos en cuenta que la Reserva Aborigen, ubicada en el noroeste de la provincia del Chaco tiene una superficie de aproximadamente 100.000 has surge el interrogante de dónde saldrá el resto de las hectáreas necesitadas. En la zona circula fuertemente el rumor que se incluiría en esta mensura –entre otras tierras- al Parque Provincial Fuerte Esperanza, ubicado al sur de dicha Reserva Aborigen, creado en el año 2000 mediante la Ley Provincial 4.840 y que protege una superficie de 28.220 ha. Este Parque Provincial es valioso pues comprende los únicos bosques de quebracho y palo santo protegidos de la Provincia del Chaco, alberga importantes poblaciones de vertebrados amenazados como la lampalagua (Boa constrictor occidentalis), el yurumí (Mymercophaga tridactyla), el tatú carreta (Priodontes maximus), el yaguareté (Leo onca) y el tapir (Tapirus terrestris), protege el hábitat de vertebrados endémicos del Chaco Semiárido como el chancho quimilero (Catagonus wagneri) y la martineta chaqueña (Eudromia formosa) y además es un área de importancia para la conservación de avifauna (AICA), además de haber sido identificada como una de las zonas claves para la conservación de la biodiversidad del Gran Chaco.

Si los rumores son ciertos, los argentinos debemos estar preocupados y alerta. Resulta inconcebible pensar que mientras por un lado el gobierno chaqueño dé el primer paso para la creación del Parque Nacional en la Estancia La Fidelidad, por otra parte se esté pensando en cambiar la categorización de un área protegida provincial. Nadie pone en duda los derechos que ostentan los pueblos originarios pero ellos no pueden entrar en confrontación con la efectiva conservación de nuestros recursos naturales. Ambos derechos, se sabe, están contemplados en nuestra Constitución y merecen igual consideración.

El acceso a las tierras de los aborígenes debe darse de forma ordenada y sin afectar áreas protegidas existentes.



06 de Octubre de 2011

Comentarios



  1. #1   Tomas dijo: 07.10.2011 - 09:47hs No se porque esto no puede ser percibido como una buena noticia. Los pueblos originarios son los primeros en interesarse por mantener los recursos naturales. El hecho de que estas 300 mil hectáreas no sean destinadas a desmonte o soja a mi me suena más a algo bueno que a algo malo.

  2. #2   Alejandro dijo: 10.10.2011 - 13:48hs Concuerdo con Tomas,aparte ¿Quien mejor que los nativos de estas tierras para manejar los recursos? Saludos a todos.

  3. #3   Lucia dijo: 10.10.2011 - 18:16hs Estoy de acurdo con derechos de los pueblos originarios pero sin afectar áreas protegidas, quien asegura que ellos están preparados para manejar los recursos naturales? Si así fuera perfecto pero sino deberían abarcar estos temas por separado y con la misma importancia.

  4. #4   Diego S. Olivera dijo: 11.10.2011 - 22:50hs hola a todos
    yo estoy de acuerdo con Lucía (y tb en cierta forma con las opiniones anteriores). el tema es que la reserva ya está creada y es una superficie más que interesante para la protección del Impenetrable. Será además uno de los núcleos del futuro corredor ecológico del Chaco Seco. Y no hay que mezclar las cosas en este asunto. Conozco el sitio y estuve haciendo relevamientos con la FHN Azara. Las tierras de las comunidades originarias suman unas 200 mil ha por el oeste y el norte y no se encuentran a decir verdad en un estado de conservación óptimo. Me huele que detrás de la movida hay algún tercero interesado, posiblemente un politicuelo de turno que solo sabe hacer demagogia. Y lo digo, como de´cia estando tb de acuerdo con los derechos de las comunidades originarias. Comulgo plenamente con la máxima (proveniente del altiplano y milenaria) que Atahualpa Yupanqui repetía incansablemente: "El hombre es tierra que anda" (Runa Allpakamaska) pero las cosas deben hacerse mejor. Es decir, no desafectar un área destinada a la conservación de la naturaleza ni al revés. Si el área se hubiese creado con ambas intenciones hubiese sido diferente, pero el PP Fuerte Esperanza necesita hoy en día ser implementado como tal, hace tiempo que le falta guardaparque, control y vigilancia, puesta en valor, visitantes y turistas, etc. etc y al mismo tiempo las comunidades aborígenes de todo el país (no solo las chaqueñas) merecen un reconocimiento integral y digno.
    saludos
    diego

  5. #5   Nicolas dijo: 03.11.2011 - 19:42hs Estoy de acuerdo con Lucia. Además, que sean pueblos originarios no asegura una existencia armoniosa con al naturaleza. Por ejemplo, se me viene a la cabeza que en la reserva de Cuñapirú, donde están los indígenas, no hay o son muy raros las especies que ellos cazan. Saludos

  6. #6   víctor fernández dijo: 15.11.2011 - 11:07hs Alguien sabe en que quedó la propuesta de cambiar el nombre de Fuerte Esperanza por el de Amanda Mayor?
    Gracias

  7. #7   Luis dijo: 10.12.2011 - 11:18hs Con todo respeto al redactor y al público, me veo en la obligación de decir que la noticia está incompleta, ya sea por falta de información o por desinformación adrede de quien la emitió. La Reserva quedará dentro de las tierras indígenas, pero no dejará su condición de Reserva. El nuevo titular (una figura jurídica conformada por representantes de las tres etnias reconocidas en el Chaco, que está en proceso de construcción) tiene la responsabilidad y obligación de mantener esta condición, para lo cual deberá diseñar una estrategia de vigilancia. Pero no solo eso, sino que también existe la voluntad de mantener el resto de las 312.000 bajo un régimen de manejo conservativo del bosque (y digo "del bosque", no solo de los árboles, pues es notoria la falta de referencia a la fauna en la mayoría de las propuestas de manejo "sustentable"). Mediante las asistencias que sean necesarias, constituir un sistema de protección que la asegure. Hoy, en manos de la Provincia, no tiene mejores formas de preservación. Hay organizaciones que cooperan con los pueblos indígenas de la región que ya han presentado, en acuerdo con ellos, presupuestos para la conservación de los bosques nativos, con el fin exclusivo de diseñar participativamente una estrategia de manejo para todas las 312.000 ha a titularse y específicamente para la preservación de la Reserva Natural. Esperemos que se logre y que los intereses de los madereros no lleven al nuevo titular a un proceso de negociaciones nefastas para nuestra naturaleza. De esto si, sin dudas, debemos estar muy atentos como sociedad en todo su conjunto.

    Por otro lado, también es necesario aclarar que no existen 100.000 ha de reserva aparte de las 312.000. En la historia de este proceso, principiando los '90, hubo un primer intento de reserva de 100.000 ha para el pueblo Wichi; quienes viven en la zona del interfluvio entre el Teuco y el Bermejito, al oeste de la provincia y tradicionalmente ocupaban esa región en torno al Bermejito. Ese intento quedó incluido en el decreto que reservaba erróneamente 200.000 ha, indicándose los límites físicos. Al relevarse en 1999 la zona, recorriendo los límites físicos indicados en el decreto, se notó que se trataba de aproximadamente 320.000 ha. Un informe elevado por el equipo de relevamiento a la Mesa de Tierras llevó a que se modificara la cifra destinada a los pueblos indígenas y el tema de la Reserva Natural quedara sujeto a futuros acuerdos. Mediante la ley que actualmente asigna las tierras a las tres etnias reconocidas, queda bien establecido que se trata de aproximadamente 300.000 ha (en proceso de mensura, y que por teledetección podemos decir que se trata de 310.000 a 312.000 ha), incluyendo la Reserva Natural. Los límites son claros y sólo faltan los resultados de la mensura para definir la superficie final a transferir.

    Creo que ciertamente, los argentinos debemos estar preocupados por la conservación de nuestras Reservas Naturales; pero también creo, con todo respeto, que debemos preocuparnos por tener la información correcta a fin de movilizarnos cuando hace falta y no perder energías cuando ya las hemos gastado tanto para lograr un paso importante en el proceso de articular las necesidades sociales con la conservación de la naturaleza; construcción que no es fácil de lograr en estos tiempos de tanta especulación sobre las tierras y los bosques nativos.

    Saludos desde el norte argentino.

  8. #8   Nicolas dijo: 12.12.2011 - 16:54hs Hola a todos yo creo que es una discusion muy larga y confusa ya que si bien actualmente es un area protegida administrada por la provincia ,antiguamente fue administrada por las comunidades originarias .
    Este parque esta sufriendo (o no) las consecuencias de lo que fue el Parque Nacional sierra de las quijadas en San Luis, que decidieron expropiarlo y donarlo a la comunidad Huarpe que ,dicho sea de paso, originariamente fue de ellos.
    Me parece que la discusion radica en quien administraria de forma mas sustentable el parque y teniendo en cuenta que los guardaparques generalmente tienen otra preparacion y otro entrenamiento en materia ambiental podrian conservarlo mejor, pero(aunque ninguna poblacion indigena fue 100% amigable con el ambiente)rara vez tuvieron un manejo desadecuado con las ANPs.

  9. #9   Tito dijo: 21.10.2013 - 02:00hs Recuerden, que los políticos junto con sus amigotes, son los ricos propietarios de la tierra hoy en día.

    Y como todo político chancho, se cagan en las personas y vomitan en los que menos tienen.

    Políticos sin corazón, ricachones empedernidos, devuelvan la tierra a sus verdaderos dueños, LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.
    Y de una buena vez, retírense a descansar a sus mansiones, ya tienen mas de lo que pueden gastar hasta sus nietos, háganle un bien al país y su la gente, chauuuuuu



Copyright © Los que se van 2009-2021. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com