El Bosque de Caldén pampeano: en estado terminal

Autor: Dra. Ana Di Pangracio

El caldén (Prosopis caldenia) es una leguminosa. Su corteza es muy gruesa y rugosa. Prospera en suelo arenoso, árido y resiste sequía, desarrollando un sistema radicular extremadamente profundo. Puede alcanzar los 12 metros de altura, es de copa amplia y aparasolada, que fácilmente alcanza los 15 metros de diámetro.
 
Las hojas del caldén son bipinaticompuestas, caducas, alternas y pequeñas. Su ramaje es tortuoso, con espinas cónicas dispuestas de a pares en los nudos. Sus flores son perfectas, completas, pequeñas y se agrupan en espigas pendulares amarillentas de aproximadamente 5 a 8 cm de longitud. El fruto del caldén es una vaina o chaucha carnosa achatada, a veces encorvada o espiralada de entre 10 y 15 cm por 1 cm, amarillenta con estrías violáceas. Su sabor es amargo y astringente.
 
Los usos tradicionales de la madera de caldén son: leña, postes, varillas, vigas, carbón, tablas para pisos (tarugos, parquet, adoquines), muebles (rústicos, amoblamientos de cocina), marcos y contramarcos de puertas, ventanas, persianas, umbrales, dinteles, colmenas, etc.
 
El bosque de caldén pampeano
 
El caldén es endémico de la República Argentina y único en el mundo. Originalmente, el bosque de caldén se extendía desde el centro y sur de San Luis, sudoeste de Córdoba y centro sur de La Pampa hasta el sur de Buenos Aires y el noreste de Río Negro. 
 
El bosque de caldén pampeano integra la Provincia Fitogeográfica del Espinal. Recibe esa denominación porque la especie dominante y primordial recurso autóctono del hábitat es el caldén.
 
El caldén es un símbolo de la geografía cultural pampeana. Considerado patrimonio natural en La Pampa, está íntimamente ligado a la fisonomía y la historia de la provincia. El escudo de La Pampa tiene un caldén sobre fondo azul en su campo superior. Se le ha rendido homenaje en poesías y canciones. En La Pampa da nombre a hoteles, restaurants, radios, estancias, agencias de viajes, y hasta portales de internet.
 
El caldén era el principal recurso forestal de La Pampa, a punto tal que a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, su explotación dio lugar a la fundación de varios pueblos como Quehué (cuyo primer nombre fue Caldén), Conhelo, Rucanelo, Telén, y Loventué, entre otros. Solía ser el combustible para las panaderías y las calderas de las locomotoras cuando el carbón inglés escaseó durante la Primera Guerra Mundial. Según la revista "Caras y Caretas" de 1906, 140 vagones cargados de leña de caldén (1.400.000 kilogramos) partían todas las semanas desde Toay, Santa Rosa, Rancul y otras localidades pampeanas.

Desmonte, empobrecimiento y fragmentación
 
El bosque de caldén solía ser especialmente abundante en La Pampa, provincia donde el referido bosque alcanzaba su mayor magnitud, unas 3.500.000 ha., lo cual representaba el 24% de la superficie provincial.
 
La Pampa ha perdido más de las dos terceras partes de su bosque de caldén original, y la fracción que aún resiste presenta marcados signos de fragmentación, siendo muy difícil en la actualidad encontrar parches mayores a 1.000 hectáreas. Hoy solo resiste un remanente empobrecido, alejados de los bosques prístinos originarios, que no supera el 1.600.000 ha., apenas un 11% del territorio provincial.
El paso del ferrocarril por tierras pampeanas inició el proceso de degradación del bosque original. Aquellos pueblos que en su momento surgieron gracias al caldén ya no existen, atento la marcada disminución de la superficie del bosque.
 
Luego, el sobrepastoreo, el fuego como herramienta de manejo para la obtención de mejores pasturas para el ganado, la tala indiscriminada y el avance de la frontera agrícola, aceleraron aún más el empobrecimiento del escaso bosque subsistente. Esto impide que la masa boscosa pueda cumplir sus funciones ecológicas y ambientales eficientemente. La pérdida del caldenal afecta además a numerosas especies de la flora y fauna que necesitan de él para vivir convirtiéndose así en un ecosistema sumamente vulnerable.
   
La necesidad de nuevas áreas protegidas
 
La pérdida de área boscosa y la deficitaria salud del caldenal pampeano, de lo cual se ha dado noticia con creces en los últimos tiempos, no sorprende si se tiene en cuenta la alarmante y constante reducción de la generalidad de los bosques nativos en nuestro país. No solo la selva misionera, las yungas y el bosque chaqueño son víctimas del desmonte, también lo es, con la misma gravedad aunque menos difundido, el caldenal pampeano lo cual lo pone en estado terminal.
 
El Bosque de Caldén clasifica entre las categorías de mayor riesgo (vulnerable o amenazado) para su conservación en el documento de conclusiones del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos elaborado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación). Textualmente el informe determina que: "(...) cuando se comparan los datos de este inventario con las estimaciones de la superficie ocupada por los bosques originalmente se observa una notable disminución de la superficie ocupada por los bosques (...)",  y agrega que "(…) en los últimos veinte años se perdió un 20 % de la masa forestal del caldenal (…)" En los períodos 1999-2000 y 2005-2006, la tasa anual de deforestación ha sido con arreglo al Informe del  -0,82 %.
 
Se debe destacar que los bosques nativos cumplen un rol importantísimo en la regulación del clima, la amortiguación de la caída del agua de lluvia y la detención y prevención de procesos erosivos, además de brindar refugio y alimento a la fauna que los habitan. De por sí el caldenal habita suelos frágiles y arenosos susceptibles de degradación, por lo que su extinción traería aparejado un grave empobrecimiento ambiental en razón de la erosión y eventual desertificación. 
                       
Pocas áreas protegidas resguardan hoy porciones de los antiguos bosques: el Parque Nacional Lihué Calel, Reserva Provincial Luro, Pichi Mahuida y marginalmente la Laguna de Guatraché todas situadas en La Pampa. Esto no nos sorprende, dado que el caldenal pampeano integra la ecorregión del Espinal, una zona profundamente degradada en la Argentina y que adolece de insuficiente tutela. Menos del 1% del espinal se encuentra protegido.  
 
Resulta entonces necesario llevar adelante diversas acciones efectivas, a fin de remediar la grave situación observada. El caldén es un árbol único en el mundo y endémico de Argentina el cual brinda refugio y alimento a numerosas especies animales. Pero sobre todo, es parte de nuestra identidad cultural.
 
Por ello, urge la confección de un proyecto serio para la conservación del bosque de caldén con un marcado perfil holístico. Es indispensable la participación en dicho proyecto de especialistas en la materia, de la ciudadanía y de toda organización no gubernamental que desee formar parte del proceso.
 
Los espacios naturales tienden a ser cada vez más escasos y fragmentados en nuestro país y los pocos que resisten, se ven constantemente amenazados por intereses económicos diversos (soja, minería, represas). No hay otra opción entonces más que resguardar lo poco que nos queda mediante la creación de nuevas áreas protegidas. El bosque de caldén pampeano no escapa a ésta última observación. Por ello, es sumamente conveniente para la salvaguarda del caldenal pampeano la adquisición de tierras para la creación de nuevas áreas protegidas.
 
Asimismo, es conveniente promover la protección del caldenal en tierras privadas, a través de convenios celebrados a tal efecto, brindado incentivos a los propietarios que se muestren interesados (por ejemplo, exenciones impositivas).
 
La ley pampeana sobre áreas protegidas Nº 1.321 de 1991 no contempla instrumentos privados de conservación ni incentivos económicos. Tampoco lo hace el Decreto Reglamentario Nº 1.283/95. Sin dudas, una carencia que los legisladores pampeanos deben revertir a la brevedad.
 
Ley Nacional N° 26.331: se abre el juego
 
La Ley de Presupuestos Mínimos de Protección de Bosques Nativos Nº 26.331 impone a todas las provincias el deber de realizar en el plazo máximo de un año desde su sanción y a través de un proceso participativo, el Ordenamiento Territorial de sus bosques nativos. Durante la realización del Ordenamiento Territorial no se podrán autorizar desmontes. Una vez cumplido el año, las provincias que no lo hayan realizado no podrán autorizar desmontes ni ningún otro tipo de utilización y aprovechamiento de los bosques. 
 
El Ordenamiento Territorial deberá zonificar los bosques en tres categorías:
 
·         Categoría I (rojo): sectores de muy alto valor de conservación que no deben desmontarse y que deben mantenerse como bosque para siempre.
·         Categoría II (amarillo): sectores de mediano valor de conservación, que pueden estar degradados pero que si se los restaura pueden tener un valor alto de conservación y no deben desmontarse. En ellos se podrá realizar aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica.
·         Categoría III (verde): sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad. 
 
La Ley N° 26.331 establece diez criterios para analizar y zonificar los bosques nativos: superficie mínima que necesitan las comunidades de especies animales y vegetales para sobrevivir, vinculación entre diferentes ecorregiones, conexión entre áreas protegidas, existencia de especies importantes, estado de conservación, potencial forestal, potencial agrícola, importancia en la conservación de cuencas, y el uso que le dan las comunidades indígenas y campesinas para mantener su supervivencia y su cultura. 
 
Si bien La Pampa ha venido trabajando desde hace tiempo en la conservación de su bosque de caldén a través de su Subsecretaría de Ecología, la provincia aún no ha cumplimentado con el deber que le impone la norma nacional referida de realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos, el cual se deberá ver plasmado en la correspondiente ley provincial, previo cumplimiento de un adecuado, ajustado y satisfactorio procedimiento participativo.
 
Desafortunadamente no es la única provincia que está en falta. Hasta el momento solo Santiago del Estero, Salta, Corrientes, Misiones, Chaco, Jujuy y Santa Fe han finalizado con el ordenamiento territorial de sus bosques, aunque no todas por ley provincial.
 
La Ley N° 26.331 crea el marco normativo necesario para continuar con la tarea de preservar nuestros bosques nativos y evitar que los desmontes acaben con ellos. Las provincias deben cumplimentar con lo impuesto por la Ley a fin de acceder al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques. Dicho Fondo será distribuido anualmente entre las jurisdicciones que hayan elaborado y tengan aprobado por ley provincial su ordenamiento de bosques nativos. El dinero servirá en parte para compensar a quien no pueda utilizar su propiedad con algún objetivo productivo. Esto sería novedoso para nuestro país ya que se traduciría en la entrada en funcionamiento del primer sistema de pago por servicios ambientales.
 
Conclusión
 
La Constitución Nacional en su artículo 41 consagra el derecho a un ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano. Las autoridades tienen el deber de velar por la utilización racional de los recursos naturales y preservar la diversidad biológica. En adición, el artículo 41 establece que todo ciudadano tiene el deber de preservar el ambiente. Cada uno de nosotros puede desde su lugar contribuir a la conservación de los espacios naturales que aún resisten, promover su expansión y conexión para evitar la fragmentación.
 
Siguiendo los lineamientos impuestos por nuestra Carta Magna en materia ambiental, todos y cada uno de nosotros - maestros, autoridades públicas, empresarios, abogados, biólogos, estudiantes, amas de casa, jubilados, empleados-  tenemos la obligación moral de contribuir a la salvaguarda del bosque de caldén pampeano. Esencialmente porque no podemos privar a las generaciones futuras de apreciar y disfrutar de un hábitat único en el mundo y patrimonio exclusivo de los argentinos.
 
 
¿Qué sabes del caldén/ tú, que lo has visto/ morir de pie en la pampa?/Sabes que a veces llora,/ y a veces, canta.....?/Lo hiere el cortafierro/ la gubia lo desgarra,/
 y, lo mismo que el sándalo,/cuanto más lo golpeas es mayor su fragancia.                 Juan Ricardo Nervi. Poeta Pampeano.
 
 
 
Ana Di Pangracio, octubre 2009.-
 
 
FUENTES:
* Scarone, Marta Liliana. Degradación del caldenar en La Pampa, Desarrollo Agroforestal y Comunidad Campesina, Salta Argentina. Mayo-junio 1993, Año 2, Número 4. Boletín Proyecto GTZ, Desarrollo Agroforestal en Comunidades Rurales del NOA.
* "Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos, Segunda Etapa. Inventario de campo de la Región Espinal. Distritos Caldén y Ñandubay. Informe Regional Espinal". Dirección de Bosques, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Febrero 2007.
* 100 árboles argentinos, Haene Eduardo, Aparicio Gustavo, Ed. Albatros, 2001.
* "Ha desaparecido más de la mitad del bosque de caldén en Argentina". Por Pablo D'Atri5 de agosto de 2008. ECODIGITAL www.ecodigital.org.ar
* Publicación Oficial "La Pampa en crecimiento", Subsecretaría de Planeamiento, Gobierno de La Pampa.
* Ley N° 26331
* Ley Nº 1321
* Decreto Reglamentario Nº 1283/95.
* Constitución de la República Argentina.
www.parquesnacionales.gov.ar
http://www.ecologialapampa.gov.ar
www.leydebosques.org.ar
 
 
 



02 de Noviembre de 2009

Comentarios



  1. #1   Diego dijo: 10.10.2010 - 12:18hs Exelente trabajo. El Caldén es parte del espíritu pampeano, hoy mismo salgo para el monte y me traigo uno para plantar en mi patio.

  2. #2   Sergio dijo: 23.10.2010 - 10:01hs A esta página llegué indagando qué es de la vida del amigo Raúl Leyton...

    Cuando leo sobre el caldén, se me presenta el único caldén que tenemos acá, apenas a 4000m al norte de Italó. Está sólo...acechado por la actual construcción de la Ruta Provincial Nº 26...Y acá estoy...tratando de que no lo destruyan...ya que la zanja que forman las maquinarias para la erxtracción de tierra apenas está a 6m del mismo...Espero que no lo hagan...
    Este caldén fué motivo de un trabajo que he hecho con una de mis alumnas, el cual ha sacado un 3º premio del Concurso Rincón Gaucho en el año hace prácticamente 5 años.
    Este año, he mandado el trabajo para participar en Árboles del Bicentenario que organiza la Provincia de La Pampa, esperando que el mismo tenga el reconocimiento y puedan plantar otro a su lado como resulta ser la consigna de este Concurso.
    He conocido los bosques de caldenes de La Pampa y he observado también cómo los destruyen para dar paso a la agricultura extensiva. Ojalá pueda pararse porque esos bosques son un gran tesoro para todos los pampeanos...Ojalá este caldén solitario de Italó sobreviva...

  3. #3   BASTA dijo: 14.03.2011 - 06:54hs que se puede hacer para parar todo esto??????? por favor! tenemos que hacer algo!

  4. #4   Ricardo dijo: 30.03.2011 - 09:43hs Leo con notable interés las notas sobre el caldenar, vivo en E. Castex, rodeado de caldenes y tengo la triste experiencia de ver diariamente como se talan para satisfacer la ambición humana de poder ampliar las fronteras agrícolas. Creo que una forma de parar todo esto es exigirle a los políticos que impulsen la reglamentación de la Ley de bosques y su posterior cumplimiento, como hicieron en Córdoba, donde se aplicaron una serie de sanciones muy fuertes y ejemplificadoras.
    A Diego, le pido que no traiga un ejemplar para poner en su casa, es una planta muy díficil de transplantar y tarda mas de cincuenta años en llegar a adulta, mas vale , que lo cuide en el monte que es adonde pertenece.
    Tuve la gran suerte de conocer personalmente a Ricardo Nervi, gran poeta y docente pampeano.

  5. #5   Karen dijo: 07.04.2011 - 01:36hs es lamentable lo que esta pasando con nuetros montes de calden. Yo soy de Rancul, La Pampa y estoy a pocos pasos de recibirme de licenciada en Gestion Ambiental, y este es realmente un tema que me interesa muchisimo, es por eso que estoy viendo de realizar mi tesis proponiendo soluciones a esta problematica. no es un tema simple.. pero si es un tema poco difundido... solo se cree que bosques hay en salta o misiones... pero en la pampa hay bosques y deben ser protegidos tambien, ya sea desde el ambito legal como desde la conciencia individual... es por eso que la educacion ambiental es fndamental en la vida de todos.. y ahi estare yo en un futuro, jaj educando amientalemente, sustentablemente. asi que si tiene info envienmela a esta dire. muchas gracias. karenolguin@hotmail.com

  6. #6   juan pablo dijo: 22.08.2011 - 10:12hs muy buena la información

  7. #7   karen baigorria dijo: 29.08.2011 - 11:48hs

  8. #8   matias fanzi dijo: 29.08.2011 - 11:50hs

  9. #9   giancarlo eloisa dijo: 29.08.2011 - 11:51hs

  10. #10   florencia dijo: 19.09.2011 - 20:43hs Tiene muy buena información, es importante respetar nuestro cada vez mas escaso Bosque de Calden .

  11. #11   Yanela dijo: 14.09.2012 - 15:15hs Lindo calden!!

  12. #12   Yanela dijo: 14.09.2012 - 15:18hs Grande!!chee soy de Uriburu

  13. #13   Soofia Suhurt dijo: 02.10.2012 - 01:00hs ¿Cuantos años tarda una planta de calden para ser adulta?

  14. #14   Pablo dijo: 22.10.2012 - 23:25hs El sitio www.bosquepampeano.org busca revalorizar este ecosistema... se puede encontrar más información de este ecosistema

  15. #15   lucia fontanet dijo: 05.12.2012 - 17:03hs es un poco largo pero por que está en EXTINCIÓN heeee??

  16. #16   José Pompilio Morello Yacaruso (lito) dijo: 21.12.2012 - 19:08hs Por lo menos , yo aria una ley que : Todo propietario de un predio rural ,de cualquier superficie que sea, tiene la obligación, de plantar en todo el contorno de su tierra 2 filas de plantas autóctonas, según las región, o bien tener un monte de un 5% de la superficie, con el apoyo del gobierno, en la disminución de impuestos en esa área, y la entrega de los platines.
    Ojalá alguien lea esto y le interese mi proposición.

  17. #17   Atilio dijo: 20.01.2013 - 08:51hs Tengo del Caldén recuerdos que me remontan a mi lejana infancia, cuando concurria, a caballo , a la escuela "El Buzón" a pocas leguas del Meridiano Quinto, en el Partido de Puan, solía refugiarme bajo su sombra, para darle un resuello a mi vijo "Ruano" que diariamente me llevaba a la escuela. Particularmente recuendo al enorme Calden sobre la loma ,en el campo creo que pertenecía a los Lopez, y que con gran sorpresa dejó de pertenecer al paisaje, lo hicieron leña, hoy a mi edad con dolor lo recuerdo.
    En uno de mis viajes a Bordenave me informaron que la Municipalidad, declaró protejidos los centenarios caldenes de una calle vecinal, que lleva su nombre.

  18. #18   jose luis dijo: 18.01.2014 - 10:05hs soy vecino de santa rosa,y me encuentro con una problematica.un vecino esta construyendo su casa a 30 cmt del cerco perimetral y en mi predio casi a igual distancia poseo un calden de mas de 30 años,argumentando la construccion de su casa,a realizado una poda ,en algunas de sus extremidades,importante.al presente me argumenta que sera necesario una poda mayor para poder revocar,ya al presente las relaciones no son las convenientes por lo tanto,es mi intencion informarme respecto de normativas u ordenanzas municipales para su preservacion aun en el plano de lo privado.muchas gracias

  19. #19   hola soy carlos dijo: 05.04.2014 - 22:38hs ana he leido y reeleido .su escrito en este ultimo año ......he recorrido en distintos momentos fenolicos un cardenal de mas de 2500 ha , lo q usted comenta lo he visto en ese bosque con un estado de deterioro muy avansado, creo q es serio. !lo veo enfermo decrepito y por q no lo curamos ?es mi primer pregunta entre mas .... por favor dejeme aprender para poder ayudar.un abrazo carlos la seguire consultado

  20. #20   Julio Echeverria dijo: 04.10.2014 - 21:47hs Creo que estamos realmente muy comprometidos con todo lo referente a nuestras especies de arboles en Arg, por lo tanto sugiero dar mas difucion y comentarios especialmente aportando un espacio para nuestros niños incorporados en la estapa escolar, y especialmente los que tenemos en nuestra Pcia.Gracias



Copyright © Los que se van 2009-2014. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com