Preguntas sobre el macá tobiano

Autor: Diego S. Olivera

Pensé en otros títulos posibles, pero este que finalmente elegí me remite a una idea que se relaciona estrechamente con la situación actual de la especie y esa idea es: la incertidumbre.

El macá tobiano (Podiceps gallardoi) es una especie de zambullidor casi endémico de la Argentina que fue descubierto por el mundo científico en el año 1974 de la mano del naturalista y ornitólogo Mauricio Rumboll en la laguna Los Escarchados.

Cuenta con poblaciones nidificantes en la provincia de Santa Cruz; y no en todo el territorio provincial. Durante la época reproductiva se encuentran en lagunas ubicadas en varias de las mesetas basálticas del oeste (por ejemplo, mesetas de los lagos Strobel, San Martín y Buenos Aires) y durante el invierno una parte de la población migra al este y frecuenta las aguas estuariales de las desembocaduras de los ríos Santa Cruz y Coyle y la ría de Gallegos en costas atlánticas. También se han efectuados algunos avistajes en Chile, datos que demuestran que no se trata de una especie endémica estricta de nuestro país y que plantea una responsabilidad compartida de protegerla junto al país vecino.

Si bien una de las hipótesis que no se descarta acerca de su marcada disminución en los últimos años involucra factores naturales (aunque algunos de ellos puedan verse influenciados globalmente por el accionar humano), también es cierto que la mayoría de sus otras múltiples amenazas (las comprobadas y las potenciales) tienen relación directa con actividades económicas, recreativas y otras (incluyendo prácticas habituales que son la negligencia y la indiferencia). La introducción de salmónidos exóticos introducidos en los cuerpos de agua que habitan, la reciente aparición confirmada del visón (un mustélido también exótico y muy voraz), el sobrepastoreo en el perímetro de algunas lagunas y la proliferación de gaviotas gracias a la presencia de una mayor cantidad de basurales a cielo abierto en la región, son algunas de las amenazas directas principales.

Y como se imaginarán, preguntas me sobrevuelan muchas, pero hay una básica que imagino desvela y tortura en mayor o menor medida a mucha gente (“mucha” en términos relativos y sin duda no la suficiente) y tiene que ver con el futuro de la especie en el corto plazo. Concretamente, en estos últimos meses hemos presenciado notables avances en la protección de la naturaleza de la Argentina; la prohibición por vía judicial de realizar una mega represa en un famoso arroyo correntino, la declaración como reserva de 150 mil hectáreas de bosque chaqueño para ser luego protegidas a perpetuidad bajo la figura de Parque Nacional, la ardua lucha por proteger 700 ha de “pulmón verde” (incluyo groseramente en esa frase todos los valores naturales, servicios ambientales y peculiaridades histórico-culturales del sitio) en el conurbano sur de Buenos Aires, los diversos anteproyectos existentes y en curso para declarara a diversas especies como monumentos naturales nacionales o provinciales, el surgimiento de decenas de grupos de observación, estudio y difusión de ambientes y especies, ya sea voluntarios o financiados, públicos o privados, de alcance local, regional o nacional y el desarrollo de múltiples proyectos de conservación de especies y paisajes a lo largo y a lo ancho del país, con recursos humanos, financieros y operativos de los más variados orígenes, estamentos y objetivos, pero que se van concretando.

En ese contexto me pregunto si el futuro del macá tobiano es un tema que importa sólo a unos pocos y eso no cambiará en adelante o si muy por el contrario (y ojalá!!), como la situación lo exige, miles y miles de argentinos comenzaremos a preocuparnos y ocuparnos de esta ave increíblemente genuina y terriblemente amenazada que muy posiblemente pasará a la historia apenas cumpla 40 o 50 años luego de haber sido descubierta o bien comenzará a ser objeto de campañas de relevamiento intensivas, periódicas, reiteradas, exhaustivas y permanentes hasta lograr definir y ponderar cabalmente todos los factores de amenaza que pesan sobre ella para luego motorizar las acciones necesarias (todas las posibles, comenzando por constituir reservas naturales que la amparen efectivamente, reducir al mínimo posible las amenazas más severas, empezar a elaborar un plan de acción para la especie, y más también) con el concurso de todos los actores involucrados para empezar a lograr lo antes posible esa aparente quimera de lograr protegerla efectivamente para perpetuar una bella especie más en este mundo que se empobrece a una tasa espantosa y cruelmente veloz.

Empecemos entre todos (sociedad civil, estados nacional y provinciales, ONGs, personas físicas individuales, centros de estudios, investigadores independientes, naturalistas y conservacionistas, artistas, periodistas, etc.) a construir, o mejor dicho, devolverle al macá tobiano la imagen de especie emblemática de nuestra fauna que tanto se merece.

Para comenzar a investigar sobre la situación e historia natural de la especie sugiero la lectura del tomo 2 de la obra “Los que se van. Fauna argentina amenazada”, de Juan Carlos Chebez y luego acercarse a Aves Argentinas/Asociación Ornitológica del Plata, entidad que se encuentra desarrollando campañas y pensando medidas para la conservación de la especie. O bien contactarse con algunas de las organizaciones no gubernamentales de la provincia de Santa Cruz que se dedican a esta temática (por ejemplo Ambiente Sur). La especie se encuentra actualmente considerada “En Peligro Crítico”.

Confío sirva este breve y modesto artículo para motorizar inquietudes e impulsar ganas de colaborar para evitar la extinción/exterminación del hermoso y singular macá tobiano.

Foto: Andrés Johnson, el “gringo Johnson” (gran naturalista, egresado de la escuela de Guardaparques de la Administración de Parques Nacionales, fue una de las personas que coordinó o participó en más campañas en busca del macá tobiano en la provincia de Santa Cruz en los años subsiguientes a su descubrimiento y a quien debemos la mayor parte del conocimiento y valoración de la especie. Fue agente de conservación de la Fundación Vida Silvestre Argentina y si bien recorrió gran parte de la Argentina la mayor parte de sus desvelos fueron la Patagonia y la selva misionera, donde reencontró al pato serrucho y estudió a fondo las orquídeas –se publicó un libro de su autoría; “Orquídeas del Parque Nacional Iguazú”). Fue una persona y personaje muy querido por sus compañeros y amigos. Lamentablemente falleció recientemente, en marzo del año 2009. Mucho hay por aprender de su inagotable labor en pos del conocimiento y conservación de la naturaleza de la Argentina



15 de Septiembre de 2011

Comentarios



  1. #1   Nicolás Pugliese dijo: 15.09.2011 - 11:21hs Aprovechando la evocación en la autoría de la foto, vaya un recuerdo al co-descubridor de la especie, el ENORME Andrés Johnson.

  2. #2   Diego S. Olivera dijo: 15.09.2011 - 11:39hs Hola Nicolás,
    sí, por supuesto, te agradezco mucho hayas apuntado eso, es imperdonable de mi parte no haber hecho un comentario sobre Andrés, coincido plenamente con tu apreciación. Vamos a agregar unas líneas sobre él.
    gracias
    saludos
    Diego
    pd: un detalle que me gustaría aclarar es que Andrés no estuvo junto a Rumboll en el primer avistaje de la especie, pero sí fue quien luego en los años subsiguientes más veces visitó la región en diferentes campañas en busca de la especie y muy probablemente a quien más se deba la mayor parte del conocimiento actual del macá.

  3. #3   Gustavo Garcia dijo: 15.09.2011 - 15:42hs La verdad es terrible, y pensemos también en nuestro querido Cauquén colorado... después de haber sido declarado plaga, en la década del 30, de haberse destruido nidadas enteras por motivos obviamente que tenían que ver con los interese económicos imperantes de la época, los mismo que hoy nos siguen marcando. El cauquén colorado será lamentablemente otra especie que se ira.. ¿Pero aprendimos algo? le está pasando lo mismo al puma en la Patagonia donde se paga 500 pesos por cuero, y al guanaco en Chubut y Santa Cruz... lo cierto en todo esto es que los mismo intereses que declararon plaga a los cauquenes hoy son los que siguen declarado plaga al puma y aunque no directamente al guanaco también...
    Gustavo García
    Guardafauna Honorario Río Negro
    lestodelphis@yahoo.com.ar

  4. #4   Jorge O. Veiga dijo: 15.09.2011 - 16:49hs El maca tobiano al igual que el Cauquen Colorado, se van a salvar si se toman las medidas adecuadas, rapidas y en el caso del maca tobiano merece sumar una accion audaz que esta por ahora lejos de los protocolos y manuales de los cientificos.
    El Cauquen Colorado de a poco se esta encaminando gracias a una serie de acciones que ya estan en marcha y si se sostienen y profundizan en el tiempo daran sus frutos.
    Pero ante la compleja y dificil situacion que afronta el Tobiano, es imperioso asegurarse una poblacion sacandola del ambito donde hasta hoy sabemos que siempre estuvo. Porque es justamente el ambiente donde vive el que se esta volando por el cambio climatico.
    Un cordial saludo
    Jorge O. Veiga

  5. #5   Hernán Casañas dijo: 16.09.2011 - 11:58hs Diego,
    Muy bueno el artículo. Me alegra mucho que el alerta se va dispersando. Es sumamente necesario que se involucre la comunidad conservacionista en general en esta temática, muy cara a los sentimientos de los naturalistas contemporáneos. Después de todo, es nuestra primera especie de ave, endémica, con serio riesgo de desaparecer. Tuve la oportunidad de charlar de ésto, meses atrás con Juan Carlos.
    Quisiera simplemente hacer una salvedad en relación a distribución. Los datos que hay para Chile son dispersos, ocasionales, y en algunos casos mal documentados. No creemos que existan poblaciones estables en ese país, lamentablemente, y no resulta paradero invernal para la especie hasta donde conocemos. Por lo tanto su conservación es una responsabilidad puramente argentina.
    Un especial recuerdo para el querido Gringo, quien sentó las bases de información con las que hoy podemos trabajar mas expeditivamente.
    En breve Aves Argentinas y Ambiente Sur estarán anunciando una serie de medidas de acción directa, concretas, para ir al rescate de las pocas colonias que intentan reproducirse en el presente. Otra fuente de información es la página de Ambiente Sur www.ambientesur.org.ar y próximamente también la de Aves Argentinas. En Facebook ¨Salvemos al Macá Tobiano¨ Un abrazo,

  6. #6   María Elena Bjerring dijo: 09.10.2011 - 22:02hs Qué gratificante comprobar que hay gente preocupada por tomar medias concretas y a tiempo para salvar especies en serio peligro de extinción! ¡Felicitaciones!

  7. #7   Alejandro dijo: 10.10.2011 - 13:52hs Maria Elena, Estaría bueno que vos también te sumes!!! Saludos a todos.

  8. #8   Diego S. Olivera dijo: 14.11.2011 - 14:00hs gracias a todos nuevamente, y a Hernán, quien hizo aclaraciones valiosas respecto del tema. Éxitos con las acciones que se emprendan en el terreno y en gestión.
    saludos a todos
    diego



Copyright © Los que se van 2009-2021. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com