El museo de las “oficinas líticas”: la belleza nativa tangible

Autor: Méd. Vet. Claudia Nigro

Quién viaje a Santa Catarina en el sur de Brasil y visite la isla de Florianópolis, no puede dejar de visitar un museo arqueológico al aire libre que está ubicado en una de sus playas más hermosas, Ingleses do Rio Vermelho, o simplemente Ingleses, como más se la conoce.

En la playa de Ingleses, en la isla de Florianópolis de Santa Catarina, existe un museo con características muy especiales. Se trata de las “oficinas líticas” de los antiguos indios del lugar; es decir, los talleres donde los nativos del litoral catarinense construían sus herramientas. Lo curioso, es que el museo consiste en una plataforma de madera construida a lo largo de la costa del extremo este de la playa, lindante al “morro de Ingleses”, ubicada exactamente al lado de las piedras enormes y de color negro, entre otras (foto 1) que constituyen los talleres. A lo largo del deck, que mide aproximadamente treinta metros, se pueden ver unas flechas demarcadas en el piso que señalan las piedras sobre las cuales los indios trabajaban. Las mismas, denominadas “petroglifos” (diseños simbólicos grabados en rocas), están ubicadas sobre la costa, entremezcladas entre otras piedras, y son bañadas por el mar constantemente (Foto 2).

Además, hay bancos de madera muy bien ubicados donde el visitante puede sentarse para contemplar la playa de “Ingleses do rio Vermelho” en toda su magnitud, sin olvidar los senderos que se abren en el morro y que conducen a la playa vecina, Santinho (santito), pero que no se relacionan con el museo. Por otra parte, en esa suerte de rinconcito (“cantinho” en portugués) de aguas calmas y transparentes (la mayoría de las veces), se puede bucear con los equipos apropiados o simplemente con unos anteojitos de natación, para observar la variedad de peces de colores que habitan el lugar. Con suerte, hasta es posible avistar tortugas marinas, además de delfines.

Según se informó, las autoridades correspondientes estarían proyectando hacer una puesta en valor de estas riquezas líticas; esto es, recuperar el resto de las piedras que existen a lo largo de todo el litoral de Santa Catarina. En efecto y sin ir más lejos, del otro lado del morro, pero esta vez en la playa de Santinho, balneario contiguo al de Ingleses; también pueden apreciarse por doquier estas enormes piedras negras trabajadas, absolutamente abandonadas a su suerte que pasan casi inadvertidas para los turistas.

Por el contrario, en el extremo sur de la playa mencionada, en el morro “das Aranhas” (de las arañas) y donde está emplazado un gigantesco emprendimiento hotelero de cinco estrellas, el museo presenta características muy especiales por su singularidad y puesta en escena. Allí se encuentra uno de los dibujos rupestres más emblemáticos de la etnia nativa, que fuera elegido por los propietarios del hotel para que se convirtiera en su logotipo y los representara comercialmente. En efecto, los trazos rupestres tan bellos de los pobladores nativos, se hicieron famosos a partir de la publicidad del hotel internacional que no solo ocupó uno de los lugares más hermosos del país, sino que también tomó un símbolo cultural que pertenece en todo caso y en primera instancia, al pueblo brasileño.

Algunos datos para conocer…

Los “talleres líticos”, también fueron conocidos entre otras denominaciones, como molinos, estaciones líticas, amoladoras o pulidoras fijas. Son sitios arqueológicos de funciones específicas, la de dar pulimiento a instrumentos de piedra, asociados a sitios habitacionales, especialmente los del tipo del pueblo sambaquí. Se los puede encontrar en varios lugares del litoral brasileño y en algunos casos también en el interior del país, Es notable la abundancia de los mismos, en la provincia de Santa Catarina. Para comprender la presencia de estos talleres, es necesario saber que hubo tres clases de pobladores en el lugar, antes de la llegada de los conquistadores europeos. La primera, ocurrida hace unos 5000 años, estaba constituida por pescadores-cazadores-recolectores, constructores de los sambaquis *; la segunda era ya de ceramistas, denominada de tradición itararé, y habrían alcanzado la isla hace unos mil años atrás. Aproximadamente dos siglos después, ya aparecen vestigios de la tercera, la etnia guaraní que es parte de la gran familia tupí, que eran los dueños del territorio cuando arribaron españoles y portugueses. Se asegura que las poblaciones sambaquianas elaboraban objetos pulidos con gran esmero y lo hacían en los talleres líticos creados por ellos mismos. Los pueblos posteriores que utilizaban la cerámica y conocían la agricultura, produjeron menor cantidad de objetos de piedra. Se discute todavía, si aprovecharon o no los talleres que ya existían.

Si bien los mismos respondieron a una necesidad utilitaria, no deja de llamar la atención que algunos de los conjuntos de surcos que se observan en las piedras remitan a una escultura de rara belleza abstracta (foto 3). Estos talleres se establecieron en más de un tipo de roca; además, algunas presentan trabajos en varias caras (foto 4), otras están agrupadas en conjuntos, y en ciertas piedras hay surcos aislados. Con respecto a los tipos de roca utilizadas, prefirieron las metamórficas por ser más maleables y resistentes, como diabasio y diosito aún cuando existan también talleres con granitos y arenitos.

Los arqueólogos debaten todavía, acerca de las razones por las cuales los antiguos habitantes de este lugar seleccionaron estos espacios y determinadas piedras para confeccionar sus instrumentos. Quizás haya sido la predominancia del paisaje, la proximidad a otros talleres y la posibilidad de trabajar en sitios que no fueran los habitacionales, donde las actividades eran de pesca o construcción de embarcaciones.

Se sabe que los hacedores de estos raros talleres admiraban la belleza, sepultaban a sus muertos, convivían en grupos relativamente grandes, pescaban con redes y navegaban a distancias considerables. Por otro lado, resulta muy interesante observar que el objeto más elaborado era el hacha y como esta clase de instrumento es básico para el corte y desbaste de madera, se sostiene la teoría de que los talleres litoraleños, estarían vinculados a la construcción de embarcaciones. En efecto, la actividad de una incipiente carpintería naval, habría necesitado de un número importante de trabajadores y de instrumentos afilados y precisos.

La silueta insinuante de la hermosa “Ilha do Arvoredo”, frente a la playa de Ingleses, donde comprobadamente llegaron estos hombres prehistóricos que dejaban sambaquís, talleres líticos y pinturas rupestres, justificaría la existencia de la estructura de los obradores en esta playa. ¿Habrá sido este uno de los lugares preferidos para iniciar sus proezas náuticas en barcos tan rústicos como las “jangadas”, hechas de palos amarrados con sogas? ¿Cómo era la vida de estos nativos? ¿Cómo se relacionaban con la naturaleza?

Finalmente, no puede dejar de destacarse la originalidad de los catarinenses en pergeñar este museo a cielo abierto y tenerlo disponible para su visita en cualquier momento del día, todo el año. Sin embargo y con el paso del tiempo, la cartelería ya muestra la necesidad de trabajos de reacondicionamiento; inclusive, se podría pensar en la posibilidad de traducir al español los textos, dado que durante el verano sobre todo, la isla es visitada por cientos de turistas argentinos, uruguayos y paraguayos, entre otros.

Aún con ciertos contrastes, este museo merece ser visitado y mientras se lo hace, sería bueno también tratar de imaginar cómo era la isla hace miles de años atrás, cuando solo la naturaleza era su dueña y sus únicos moradores, la buena gente nativa que generosamente nos dejó como regalo, este maravilloso patrimonio cultural como recuerdo de su paso por la humanidad.

*Los sambaquís, son montañas enormes levantadas en bahías, playas o en la desembocadura de grandes ríos, por los pueblos remotos brasileños. Estaban hechos de conchas de moluscos, pero también contenían huesos de mamíferos, equipamientos primitivos de pesca y hasta objetos de arte, como una especie de archivo prehistórico. (http://mundoestranho.abril.com.br/materia/o-que-sao-sambaquis)



03 de Marzo de 2012

Comentarios



Copyright © Los que se van 2009-2021. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com