Dos años sin Juan Carlos Chebez


Cuando Juan Carlos nos dejó, tuve la sensación de que jamás volvería a ser todo como antes. Esa sensación amarga, de que la diferencia de antes y después en la conservación argentina, quedaría tan marcada en la historia de nuestro país, que va a ser notorio para las estadísticas de las futuras generaciones. No queda duda de que Juan Carlos será un prócer en las épocas que vendrán, que si bien la figura del Perito Moreno quedó grabada a fuego, por ser quién ha marcado el comienzo de los Parques Nacionales en Argentina, Juan Carlos Chebez será reconocido por ser quién ha impulsado durante su trayectoria, que las palabras naturaleza y conservación, comiencen a ser nombradas no solo por unos pocos, sino que ha generado una explosión en nuestra generación, que hoy son palabras cotidianas, frecuentes y que cada uno de nosotros comprende su real dimensión. La sensación amarga que tengo, es de que a partir del instante de la muerte de Juan Carlos cada vez será mucho más difícil crear un nuevo parque, una nueva área protegida, o darle la categoría que esa área protegida debería llevar. Siempre se las ingeniaba y buscaba la categoría acorde “Reserva Natural Cultural” “Paisaje Protegido”, todo servía para controlar y proteger algo, cuando no se podía proteger el total del área. Si bien nos ha dejado su legado y la naturaleza en la Argentina tiene otro sentido, gracias a sus intervenciones la Nación toda le deben Parques Nacionales, Provinciales, reservas privadas y cuanto rótulo existiera para la creación de un ambiente natural, que se considerará como patrimonio natural para las futuras generaciones. Doy vueltas y vueltas con este escrito y no me animo a decir francamente, ¿Cuántos Parques Nacionales o Provinciales se van a crear sin la intervención de Chebez. Realmente y con un nudo en la garganta, no me atrevo a definirlo. Se que hay muchísima gente capacitada para lograrlo, pero argumentar y defender la creación de un nuevo sitio protegido, solo Juan Carlos tenía esa capacidad, una capacidad única, irreemplazable que lo hizo grande en su misión y por ello será sin lugar a dudas reconocido a través del tiempo como se reconoce a figuras que marcaron un hito en la historia argentina y quedaron estampadas en el bronce, para inmortalizar sus obras.

Juan Carlos ha sido como una especie que se extingue. Es una vez y para siempre. No hay marcha atrás. Sin duda quedarán otras, pero ya no será lo mismo, continuar su senda tal como él la transitó, será casi imposible, atravesamos tiempos difíciles, tiempos de cada vez menos “hacedores” y cada vez más “habladores” tiempos también en que cada vez más “viven de la conservación y cada vez menos “viven para la conservación” – palabras que eternizó y que las pronunciaba con frecuencia-

Juan Carlos siempre pregonaba la unión ante todo, un grupo de trabajo unido era sumamente eficaz, por eso concentraba a los individualistas y generaba grandes propuestas, proyectos muchas veces que desde la nada, se lograron hacer grandes cosas. Así era este hombre que podía multiplicar las horas del día y superponer varios proyectos a la vez con eficacia y profesionalismo.

Sus charlas eran clases magistrales, largas exposiciones en las que si otro hubiera sido el orador más de uno se hubiera levantado y desaparecido del auditorio. Con Juan Carlos era diferente, mantenía en vilo a todos los presentes con su proyector de diapositivas enseñando, entusiasmando y al finalizar, un público de pie, siempre lo coronaba con un aplauso cerrado, por varios minutos.

En lo personal, si bien tengo intactas mis ilusiones, mis deseos y mis ideales de lucha, la falta de Juan Carlos me sigue matando. Lo extraño, sí y mucho y si yo lo extraño tanto, ni que hablar los ambientes naturales, por eso muchas veces la tristeza me embarga y cuesta sobreponerme sabiendo que después de Juan Carlos ya nada será igual.

Una vez cuando obligado se fue de su querida Misiones de traslado a Buenos Aires, me dijo con respecto al predio de GuiráOga “, No tenemos que estar tristes, hemos logrado salvar un pedacito más de selva que aunque sea chico, debemos multiplicar estos ejemplos y contagiar a otros que hagan los mismo, solo así la selva estará salvada” Esa entereza para enfrentar los duros momentos que el atravesaba en ese instante de su vida, hicieron efecto en mí y me sobrepuse a su partida. Pero también yo sabía que seguiríamos en contacto para siempre, a pesar de los avatares de la vida.

Dos años sin Juan Carlos han sido difíciles de sobrellevar. Su presencia no está y duele, solo me sigo sobreponiendo escuchando a diario su voz, sus canciones su pasión por los personajes de su querida Misiones y solo así, recobro la energía y la vuelco en cada uno de mis actos. Juan Carlos Chebez ha sido para mí, más que un maestro, compañero o amigo, ha sido un consejero permanente que guió mis pasos a través de la selva, que me hizo quererla y amarla tanto como él lo ha hecho y pude así, conocer más en profundidad la magia de la selva y quienes la habitan. Todo lo aprendido junto a él, está volcado íntegramente en GuiráOga, demostrando que es posible la convivencia del hombre y la selva sin destruirla, sin negarla, trabajando sin descanso, tanto de día como de noche, las 24 hs. durmiendo como se puede, pero en definitiva dando todo por un ideal, como debe ser. Se que desde donde está, se sentirá orgulloso de ver coronado aquellos esfuerzos iniciales que hoy han dado sus frutos y que cada visitante que recorre GuiráOga sabe interpretar, lo que verdaderamente significa, la palabra conservación, por ello llevo esta bandera hacia donde él lo hubiera querido, solo así siento su presencia permanente y me hace extrañarlo un poco menos.

Jorge Anfuso

La foto que se adjunta, es parte del mural que GuiráOga le regaló, al cumplirse el cumpleaños 49 y con motivo de inaugurarse el salón de interpretación que lleva su nombre el 31 de octubre del 2011.

A continuación les envío la letra de una canción que le fue grabada a Juan Carlos en alguna fiesta o reunión y que me mandó hace poco su padre. En esta canción está reflejado el verdadero sentimiento de lo que para Juan Carlos significaba su querida Misiones y el dolor por su partida.

SOLCITO MISIONERO
Sol, solcito del camino
Alúmbrame, que soy un peregrino
Salúdame, trepando el horizonte
Y espérame, brillando sobre el río

Sol, solcito misionero
Te extraño a ti, caliente como enero
Quiero vivir, bajo tus rayos tibios
Ser Karumbé, siesteando junto al río
Sol, levántate te digo
Caliéntame, que me muero de frío
Ayúdame, a encontrar el camino
Que se perdió, lejano junto al río

Porque Misiones se quedó, como una flor en mi canción
Y si una tarde me alejé, no se alejó mi corazón
Y en primavera volveré, cual golondrina rumbo al sol
Sol Misionero, que me calienta la voz.

Sol, entíbiame el acento
Que el chamamé, me trepa bien de adentro
Voy a volver, a la selva que quiero
Con la mujer, que me llevó tan lejos.

Sol, solcito mañanero
Del Paraná, conservo tus recuerdos
Y yo también, como un ceibo florido
Quiero crecer, adornándolo al río.

Sol, solcito no te escondas
Que aquí en el sur, la helada no perdona
Voy a morir, si me niegas tu abrigo
Sin admirar, tus lapachos floridos.

Porque Misiones se quedó, como una flor en mi canción
Y si una tarde me alejé, no se alejó mi corazón
Y en primavera volveré, cual golondrina rumbo al sol
Sol Misionero, que me calienta la voz.

Letra y Música : JUAN CARLOS CHEBEZ



15 de Mayo de 2013

Comentarios



  1. #1   Romina dijo: 15.05.2013 - 20:05hs Un groso como profesor, me dejo todo un mundo.

  2. #2   Carlos Fernandez Balboa dijo: 15.05.2013 - 22:08hs Dos años? Parecen dos siglos!! Gracias Jorge por el recuerdo...no sabes los del GENAN (la mayoria) como lo extrañamos. Pero sobre todo extrañamos el compromiso, el jugarse, el tener huevos. Hoy todos son "profesionales" de la conservacion, trabajando en lugares detestables como el Banco Mundial o cualquier cosa por el estilo. JUan se reiria, estoy seguro...se esta riendo...Como se lo extraña. !! Abrazo a todos los chebezboys que estan siguiendo su legado y su mensaje -como podemos- a lo largo y lo ancho de la Argentina.

  3. #3   Franco Vushurovich dijo: 17.05.2013 - 23:03hs Simplemente, un modelo a seguir!

  4. #4   Evaristo Sosa dijo: 19.05.2013 - 13:34hs Realmente es dificil no sentir un nudo en la garganta por saber su ausencia! En mi caso hubo un antes y un despues en la manera de encarar las cosas luego de conocerlo. Fue siempre muy generoso al enseñar, realmente un maestro entrañable!

  5. #5   Claudia Furman y Diego Bastías dijo: 20.05.2013 - 09:07hs Siempre te recordamos con cariño y te estaremos eternamente agradecidos por todo lo que hiciste por la Naturaleza

  6. #6   Diego Heras dijo: 02.06.2013 - 21:52hs En una charla que dío en la AOP contó como había conocido la Isla de los Estados cuando estaba haciendo el servicio militar. Si, de jugado que era consiguió ese viaje. Siempre estaras en nuestro recuerdo



Copyright © Los que se van 2009-2018. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com