Se crea la primer reserva privada en Puerto Rico, Misiones


Ubicada sobre los últimos tramos de la calle Jorge Newbery, esta Reserva Natural Privada de 4 has de superficie representa a las Selvas en Galería del Río Paraná, uno de los ambientes menos resguardados del Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas (Ley XVI – N° 29).

Entre sus principales objetivos podemos señalar: la conservación de un fragmento de Selva Paranaense y ambientes vecinos, que representan un escenario de valor histórico, ya que este lugar fue intensamente transitado por los primeros pobladores. La educación ambiental y el ecoturismo, por su cercanía al éjido urbano. La identificación de micro-cuencas ecológicamente sensibles y sitios para restauración. La instalación de un vivero de plantas nativas utilizando la Reserva Natural que funciona como semillero. La posibilidad de desarrollar una agricultura de menor escala sin uso de agrotóxicos.

Los principales valores de la Reserva Natural se desprenden de un primer informe realizado por la Dirección de Biodiversidad del Ministerio de Ecología y RRN, junto a integrantes de la Asociación Civil Nativos de Puerto Rico, quienes brindan colaboración en el asesoramiento y gestión del Área Protegida.

Se registraron unas 60 especies de aves, incluidas el Yacupoí (Penelope superciliaris) considerada “Vulnerable” en el orden nacional (SAyDS/Aves Argentinas, 2008), algunas aves endémicas o exclusivas de la Selva Paranaense como el Zorzal plomizo, el Yeruvá, otras migradoras como el Suirirí real y el Benteveo rayado. Otro grupo importante de aves registradas constituye parte del acervo cultural de la región Paranaense, presentes en la voz popular, el folclore, las leyendas, mitos y tradiciones, tales como el Kavureí, el Urutaú y el Tataupá.

Además se encuentran representadas más de 40 especies arbóreas autóctonas, y algunos integrantes de la fauna silvestre misionera como el Zorro de monte (Cerdocyon thous), la Ardilla gris (Sciurus aestuans), el Coendú misionero (Sphiggurus spinosus) y el Agutí bayo (Dasyprocta azarae), entre otros.

Una singularidad del Área Natural Protegida es el hallazgo de restos arqueológicos de origen Guaraní (confirmados por el Arqueólogo Daniel Loponte, investigador del CONICET –INAPL-Secretaría Cultura Nación).

En el año 2013 un avance importante en la gestión significó la firma de un Convenio entre partes. Para la elaboración del correspondiente Plan de Manejo también se tiene como propuesta de lineamientos: la integración comunitaria, una zonificación que permita estandarizar y formalizar el manejo de la reserva y el establecimiento de una zona de amortiguación. Para esto, se propone conformar un Corredor Verde Ribereño que permitiría preservar el paisaje natural, conectar espacios verdes y áreas recreativas y proveer de hábitat y vías de dispersión a la vida silvestre.

Desde esta iniciativa se invita a los vecinos de Puerto Rico a crear nuevas reservas naturales privadas con el fin de conservar los últimos remanentes de este ecosistema amenazado, y así garantizar nuestro Patrimonio Natural y Cultural para ésta y futuras generaciones.



16 de Julio de 2014

Comentarios



Copyright © Los que se van 2009-2018. Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización del autor.
E-mail: info@losquesevan.com